28 de agosto de 2016

"Multiculturalismo" para los demás ...


... pero no para ellos



¿Pureza racial?: 6 formas racistas con las que Israel quiere propiciar la mayoría judía

Israel ha creado y mantenido a lo largo de la historia extravagantes leyes, normas y prácticas que conforman una matriz con un solo objetivo: mantener una mayoría judía y la pureza racial en el país.

Niños del campo de refugiados de Shu’fat en Jerusalén. 
Foto: Anne Paq.

"Israel insiste en ser la patria histórica de todos los judíos del mundo, algo con lo que pocos estarían en desacuerdo. Pero también insiste en ser un país de mayoría judía, cueste lo que cueste. Con el fin de mantener su mayoría judía, deben demonizar a los no judíos, particularmente a los musulmanes y árabes cristianos, como una 'amenaza demográfica'", explica el columnista Zais Jilani en el portal Alternet, quien reúne seis impactantes formas en las que el país pugna por la pureza racial.

1.- Control de natalidad sin consentimiento: Durante años, el Gobierno israelí estuvo administrando inyecciones de Depo-Provera —un potente anticonceptivo de larga duración— a mujeres judías de origen etíope "a menudo sin su conocimiento ni consentimiento" con el fin de controlar la natalidad de esta comunidad, ya que su procedencia judía era a menudo cuestionado por los rabinos. Cuanto esta práctica salió a la luz en el año 2013, se ordenó su cancelación. 

2.- Deportaciones de no judíos: Cualquiera con linaje judío puede trasladarse a Israel y pedir la nacionalidad. Pero si la persona no es judía, el proceso puede ser arriesgado. De toda la multitud de refugiados de los conflictos africanos que han huido a Israel en busca de asilo, a solo un 0,07% se lo han concedido. Recientemente, la radio nacional pública estadounidense aseguraba en un reportaje que muchos de ellos fueron deportados solo para que fueran asesinados por el grupo yihadista Estado Islámico.

3.- Contratos 'sin sexo': En el año 2003, una compañía israelí que contrataba trabajadores de China los obligó a firmar un contrato en el que se comprometían a no casarse ni tener relaciones sexuales con personas judías. No fue tomada ninguna medida legal contra la empresa, ya que Israel no tiene ninguna legislación que proteja a los trabajadores de estos abusos.

4.- Arrebatar a los palestinos el derecho a la tierra: Recientemente, el Tribunal Supremo israelí dispuso dos dictámenes que en esencia permiten a Israel demoler las comunidades palestinas dentro del país (no en los territorios ocupados) para despejar la tierra para los israelíes.

5.- Leyes matrimoniales discriminatorias: Israel prohíbe a su población contraer matrimonio con palestinos al negarse a reconocer a ese cónyuge como ciudadano. Asimismo, el país no cuenta con leyes maritales civiles y deja el matrimonio en manos de los clérigos, que velan por prevenir el matrimonio interracial.

6.- Derecho de retorno, solo para judíos: La política más sistemática destinada a mantener una mayoría judía es la 'ley de retorno'. Bajo esta ley, los judíos pueden ir al país desde cualquier parte del mundo y demandar la ciudadanía, pero los ciudadanos palestinos expulsados de sus casas después de varias guerras, no.

Fuente: RT - Publicado: 18 may 2015 


14 de agosto de 2016

Túpac Amaru y "el relato"



"Hablando de independencia, no se olvide que en la pseudobatalla de Ayacucho, cuyo resultado favorable a las armas secesionistas ya había sido pactado entre masones liberales de ambos hemisferios, el ejército realista se componía de una abrumadora mayoría de peruanos (incluyendo gentes del Alto Perú, actual Bolivia) y hasta tenían que llevar intérpretes de quechua y aimara, mientras que el ejército “patriota” se componía de rioplatenses, venezolanos, neogranadinos, ingleses, irlandeses, alemanes, y también revolucionarios ibéricos."

EL MITO DE TÚPAC AMARU Y LA INDEPENDENCIA
Antonio Moreno Ruiz

José Gabriel Condorcanqui, que pasó a la historia como Túpac Amaru, se convirtió ya en el siglo XX en una suerte de icono revolucionario comunista desde el Perú hasta el Uruguay. Mientras tanto, en el Ecuador, hacían lo propio con el caudillo liberal Eloy Alfaro. Está claro que, puestos a ser desenfadados, los límites escasean.

Con todo, yéndonos a los datos objetivos, lo cierto es que Túpac Amaru era minero, tenía
esclavos y se alzó por defender sus privilegios y exclusivos intereses de casta, y por eso fue combatido por no pocos caciques, sobre todo los puneños, que lo consideraban un noble segundón. Sin esa colaboración de los caciques indios, que seguían ostentando sus títulos y dotes de mando reconocidos por la Corona de Castilla, jamás se hubiera podido sofocar una rebelión del que jamás se pretendió comisario socialista y sí “nuevo inca”, señor de buena parte de Sudamérica; sin pensar en igualitarismos ni por asomo.

Con respecto a relacionar a Túpac Amaru y a las “independencias” hispanoamericanas, hoy vemos en Perú cómo sale Ollanta Humala, un presidente con familia surrealista-indigenista que se ha sacado la nacionalidad italiana y su mandona esposa, con un nombre tan indígena como Nadine… Y entra Pedro Pablo Kuczkynski, un presidente con sangre judeopolaca, alemana y francosuiza, casado con una yanqui, y que tiene también nacionalidad estadounidense.

¿Para esto había que dejar de ser un virreinato integrado en la Monarquía Hispánica y convertirse en una república dizque nacionalista?

Hablando de independencia, no se olvide que en la pseudobatalla de Ayacucho, cuyo resultado favorable a las armas secesionistas ya había sido pactado entre masones liberales de ambos hemisferios, el ejército realista se componía de una abrumadora mayoría de peruanos (incluyendo gentes del Alto Perú, actual Bolivia) y hasta tenían que llevar intérpretes de quechua y aimara, mientras que el ejército “patriota” se componía de rioplatenses, venezolanos, neogranadinos, ingleses, irlandeses, alemanes, y también revolucionarios ibéricos.

El caso peruano es un ejemplo ilustrativo, pero ni por asomo es el único: Es algo que vemos en todos los países hispanos desde principios del siglo XIX. Hasta muy avanzado el periodo republicano hubo resistencia de guerrillas realistas formadas principalmente por indios. La “independencia” no fue popular, fue una imposición comandada desde fuera; y todo intento posterior de reunificación fue abortado en guerras provocadas también desde fuera.

El desquiciamiento separatista antiespañol actual es hermano gemelo del que tuvo lugar en Hispanoamérica, cuando la gran patria común se dividió arbitrariamente por intereses ajenos. Con esta división, fue fácil engendrar lobotomías ahistóricas. Y cada país surgido de la Monarquía Hispánica al final no es más que un títere del imperialismo anglosajón, España la primera.

La Patria Grande...
En Puerto Rico, los invasores yanquis llegaron a prohibir hasta celebrar a los Reyes Magos; con el agravante de que la Canarias del Caribe no tuvo siquiera guerra de independencia.

Si a alguien benefició la desaparición de la Monarquía Hispánica, fue a británicos y estadounidenses. Con razón los próceres separatistas se apoyaron tanto en ellos. A quien mejor le vino la invasión napoleónica fue a los ingleses, con Wellington por bandera, el mismo que decía solidarizarse con España mientras le mandaba tropas a Bolívar, uno de los más anglófilos señoritos del continente, descendiente de traficantes de esclavos, dictador violento que insultaba a tirios y troyanos y convertido en otro icono surrealista; sin mencionar, por supuesto, que quería entregar Panamá y Nicaragua al imperio británico, como tantas otras barrabasadas que hizo.

La desaparición de la Monarquía Hispánica fue el gran puntillazo para el establecimiento de una geopolítica angloprotestante –no sin muchos ribetes sionistas- triunfante, que hasta hoy dura. La leyenda negra y el indigenismo no es sino un acicate más para que el mal continúe.

Con todo, lo consuela es que al ser tanto el descaro, doscientos años de mentiras ya llegan a su fin, y esta corriente crítica llega principalmente por historiadores hispanoamericanos. Al final, todo se sabe y todo río vuelve a su cauce. Tiempo al tiempo.

Fuente: katehon

31 de julio de 2016

El curro de las energías renovables en marcha


"... el Presidente Macri decide dejar de subsidiar el consumo y la oferta de combustibles fósiles (ahora el subsidio a las productoras no requiere ningún compromiso de inversiones ni priorización del mercado interno) para pasar a subsidiar proyectos de energías verdes que como demuestra el mundo incrementan sobremanera los costos de la energía eléctrica..."




"Endeudarnos en 3.000 millones de dólares para subsidiar energías renovables habiendo declarado la emergencia eléctrica es un disparate"

27-07-2016

A pesar de la supuesta crisis gasífera, el oficialismo desploma las inversiones upstream de la petrolera estatal YPF en un 25% para este año, a la vez que reparte jugosos dividendos al estilo Repsol. Paralelamente y en base a datos del Ministerio de Energía, se verifica un desplome de 36% en la perforación de pozos totales a nivel nacional entre enero y mayo del corriente en relación a igual período de 2015, en una insólita e inédita caída al menos desde 2009. La participación de la generación térmica-fósil en la oferta primaria es del 65% (CAMMESA - enero de 2016). No obstante, el rumbo tomado por la administración macrista parece apuntado a generar un déficit eléctrico de dimensiones desconocidas, sobre todo cuando se advierte que el único aporte realmente nuevo en esta materia se basa en concentrar todos los esfuerzos fiscales en el desarrollo de las energías mal denominadas "verdes", mucho más costosas, de altísima dependencia tecnológica foránea y cuya incidencia en la matriz eléctrica es insignificante, más aún si tenemos en cuenta los planteos oficialistas de supuesta escasez energética, emergencia eléctrica y déficit fiscal heredado. 


En este sentido, y conforme explica el director del OETEC, Federico Bernal, "resulta absolutamente contradictorio cuando no absurdo que la actual administración nacional decida subsidiar en 4.700 millones de dólares futuros proyectos en energías renovables, endeudando al Estado Nacional por un monto de 3.000 millones de dólares para incorporar apenas 1.000MW de potencia a los 195MW instalados en eólica y solar equivalentes al 0,6% de la potencia instalada total de la República Argentina. Recordemos que la generación de estas tecnologías aportan menos del 1% de la generación total (CAMMESA - Reporte Anual 2015)".

Bernal agregó además que "en su esfuerzo por acrecentar las ganancias de los grupos de poder y dejar al pueblo argentino al borde de la más completa inseguridad energética, el Presidente Macri decide dejar de subsidiar el consumo y la oferta de combustibles fósiles (ahora el subsidio a las productoras no requiere ningún compromiso de inversiones ni priorización del mercado interno) para pasar a subsidiar proyectos de energías verdes que como demuestra el mundo incrementan sobremanera los costos de la energía eléctrica, a la vez que generan sistemas eléctricos mucho más desbalanceados e intermitentes en su suministro. Si como nos quiere hacer creer el ministro Aranguren nos falta energía, los recursos (que además nos dicen son prácticamente inexistentes) deberían dirigirse a generar energía barata y confiable en su suministro".

La estrategia, señala el director del OETEC, es clara: "introducir en la Argentina las tecnológicamente dependientes del extranjero, costosas e irregulares fuentes de generación eólica y solar al tiempo que sabotear y desfinanciar a la petrolera de bandera para que la cantidad ingente de hidrocarburos que poseemos los argentinos se orienten hacia mercados foráneos en detrimento del mercado doméstico y un sector productivo e industrial con energía abundante, barata y confiable en su provisión".

En fin y como concluyó Bernal: "Se trata una vez más de espejitos de colores que las grandes corporaciones trasnacionales y las administraciones liberales de los países industrializados -en connivencia con el macrismo- pretenden canjearnos por nuestra invaluable riqueza hidrocarburífera en Vaca Muerta. No de otra forma se explica el disparate de dedicar casi 5.000 millones de dólares (¡y 3.000 millones a través de nuevo endeudamiento!) en fuentes de muy bajo rendimiento como la éolica y solar, fuentes que generan un 20% menos de energía que para igual capacidad instalada de hidráulica, 30% menos que para igual capacidad de térmico-fósil y hasta 50% menos que para la misma potencia instalada nuclear".


Bibliografia


Página/12 (26/07/2016). "En busca de energía renovable"  


- - -

Fuente: OETEC

- - -
Más sobre el tema: Ecoterrorismo contra el desarrollo nacional




25 de julio de 2016

No es la Escuela de Frankfurt, son sus patrones.


Muchas veces se acusa al "marxismo", especialmente a la Escuela de Frankfurt y sus continuadores, de la promoción de causas como el aborto y la destrucción de la familia tradicional, entre otras, y se oculta de esa manera que es el capitalismo, y no el "marxismo", el principal interesado y financista de las mismas.  Esos "intelectuales" trabajan -bien pagos- para universidades e instituciones (como la Fundación Rockefeller) sostenidas por la plutocracia internacional.  Y a los "militantes" de izquierda, que son la mano de obra barata , les hacen creer que están haciendo la "revolución".

Mano de obra barata de la Fundación Rockefeller
Muy bien explicado por el autor de la siguiente nota:


CAPITALISMO Y DERECHOS DE BRAGUETA ( IV) 
por Juan Manuel de Prada

(ABC, 23 de julio de 2016)

Los derechos de bragueta no son, como pretende el profesor Fernández Liria, “victorias de la razón” ilustrada, sino sobornos que el capitalismo urde, caramelizados de farfolla ilustrada, para someter más implacablemente a las masas; pues, como todo el mundo sabe, para corromper a la gente, no hace falta sino exaltar sus anhelos egoístas, elevándolos a la categoría de “derechos”. El antinatalismo, en sus múltiples expresiones, fue una obsesión constante en todos los padres del capitalismo, que vieron en él un instrumento inmejorable para debilitar la posición de los obreros.

Con el triunfo del capitalismo, el odio al pobre azuzado por los malthusianos cristaliza –lo mismo en regímenes totalitarios que democráticos– en las más atroces prácticas eugenésicas, financiadas por los más conspicuos apellidos plutocráticos, de Ford a Rockefeller. 

Es la época en la que la feminista Margaret Sanger proclama tan campante que “lo más misericordioso que una familia humilde puede hacer por uno de sus miembros más pequeños es matarlo”. Pero, tras la Segunda Guerra Mundial, la eugenesia se convierte, por arte de birlibirloque, en una práctica de tufillo nazi. 

El capitalismo tuvo entonces que ingeniárselas para hallar otro método antinatalista más moderadito que impidiera que los pobres acaparasen los recursos naturales (tal como exige el Informe Kissinger, ese portento del pensamiento ilustrado). 

Había que conseguir que los trabajadores flojearan en la defensa de sus derechos (derecho a un salario digno, derecho a un trabajo estable, derecho a permanecer en su tierra), para lo que había que empezar – como había pedido Mill  destruyendo la institución familiar. 

Y tal destrucción se hizo fomentando la inmoralidad y la promiscuidad, exaltando aquella religión erótica profetizada por Chesterton, que a la vez que exalta la lujuria prohíbe la fecundidad. 

Rockefeller III (¡otro ilustrado tremendo!) diseñará una estrategia muy astuta, eficaz y barata, consistente en “empoderar” a las mujeres (y luego a los homosexuales) con las viejas ideas del pensamiento ilustrado (rebozaditas de “teorías de género”), para convertirlas en cipayas del capitalismo globalizado en su lucha contra la procreación, pero haciéndoles creer además (risum teneatis) que luchan por la libertad, la razón y la felicidad humanas. 

Evidentemente, a los plutócratas que financian el antinatalismo, de Rockefeller a Bill Gates, lo mismo que a sus mamporreros, de Kissinger a la bruja Hilaria, sólo les preocupa la libertad desenfrenada del Dinero: esa libertad que obliga a la niñera del profesor Fernández Liria a vivir separada de sus hijos; y que, sin embargo (anverso y reverso de una misma moneda), a otras mujeres les permite no concebirlos, o arrancárselos de su vientre.

El mal puede hacer daño descaradamente a algunos; pero, si desea imponerse, a otros muchos tiene que halagarlos y hacerles creer que busca su bien, como hacía el Gran Inquisidor de Dostoievski: “Nosotros les enseñaremos que la felicidad infantil es la más deliciosa. (…) Desde luego, los haremos trabajar, pero organizaremos su vida de modo que en las horas de recreo jueguen como niños entre cantos y danzas. Incluso les permitiremos pecar, ya que son débiles, y por esta concesión nos profesarán un amor infantil. Y ellos nos mirarán como bienhechores al ver que nos hacemos responsables de sus pecados. Y ya nunca tendrán secretos para nosotros”.

Para luchar contra el mal hay que empezar renegando de sus sobornos. Toda lucha anticapitalista que –como hace Podemos-- se aferra a los sobornos del capitalismo es una pantomima infantil y aspaventera, puro colaboracionismo con el mal.

12 de julio de 2016

¿Quién manda en EE.UU.?


"...en una tempestuosa reunión del gabinete israelí que tuvo lugar el 3 de octubre de 2001 Sharon exclamó: “Quiero decirles algo muy claramente, no se preocupen por EE.UU. Nosotros controlamos a EE.UU. y los estadounidenses lo saben” Así lo informó Radio Israel (Kol Yisrael) y nunca fue desmentida..." 
cit. por J.Gelman, en: Deposiciones-Página 12, 1-12-2002

... y nada ha cambiado: 2002, 2010 (fecha de este informe), ni ahora


INFORME PETRAS, 6-9-2010

EL PODER EN EL PODER GLOBALIZADO

Las bases locales y estatales del poder sionista en EE.UU.
James Petras

James Petras

Introducción

Todo esfuerzo serio por comprender la extraordinaria influencia de la configuración del poder sionista sobre la política exterior de EE.UU. debe examinar la presencia de operadores claves en posiciones estratégicas en el gobierno y las actividades de organizaciones sionistas locales afiliadas a organizaciones judías dominantes y órdenes religiosas.

Hay por lo menos 52 importantes organizaciones judías estadounidenses involucradas activamente en la promoción del orden del día de la política exterior, la economía y la tecnología de Israel en EE.UU. (vea el Apéndice). Los miembros de base varían entre varios cientos de miles de militantes en las Federaciones Judías de Norteamérica (JFNA, por sus siglas en inglés) y cien mil acaudalados donantes, activistas y traficantes de influencias en el Comité EE.UU.-Israel de Asuntos Públicos (AIPAC). Además numerosas fábricas de
propaganda, denominadas think tanks, han sido establecidas con subsidios de millones de dólares de sionistas multimillonarios, incluidos el Brookings Institute (Haim Saban) y el Hudson Institute entre otros. Numerosos comités de acción política (PAC) financiados por los sionistas han intervenido en todas las elecciones nacionales y regionales, controlando candidaturas e influenciando los resultados de las elecciones. Fanáticos sionistas se han apoderado literalmente de editoriales, incluidas prensas universitarias; el ejemplo más indignante es Yale University, que publica los folletos más tendenciosos que repiten como loros parodias sionistas de la historia judía (sección de crítica literaria del Financial Times 28/29 de agosto de 2010). Nuevos proyectos sionistas con considerable financiamiento, hechos para capturar a jóvenes judíos y convertirlos en instrumentos de la política exterior israelí incluyen “Taglit-Birthright” que ha gastado más de 250 millones de dólares durante la última década enviando a más de un cuarto de millón de judíos (entre 18 y 26 años) a Israel durante 10 días de intenso lavado de cerebro (Boston Globe 26 de agosto de 2010). Multimillonarios judíos y el Estado israelí pagan la cuenta. Se somete a los estudiantes a una fuerte dosis de militarismo al estilo israelí ya que son acompañados por soldados israelíes como parte de su adoctrinamiento; en ningún momento visitan Cisjordania, Gaza o Jerusalén Este (Boston Globe, 26 de agosto de 2010). Se les insta a convertirse en ciudadanos de doble nacionalidad e incluso se les alienta a servir en las fuerzas armadas israelíes. En resumen, las 52 organizaciones miembros de las Principales Organizaciones Judías Estadounidenses en cuestión constituyen sólo la punta del iceberg de la Configuración Sionista del Poder: tomadas en conjunto con los PAC, las fábricas de propaganda, las editoriales comerciales y universitarias y los medios de masas, nos vemos ante una estructura de poder para comprender la tremenda influencia que tienen en la política exterior e interior de EE.UU. en la medida en que afectan a Israel y al sionismo estadounidense.

Mientras toda su actividad se dedica antes que nada a asegurar que la política de EE.UU. en Oriente Próximo sirva a la expansión colonial de Israel en Palestina y sus objetivos belicistas en Oriente Próximo, lo que B’nai B’rth llama eufemísticamente “foco en Israel y su lugar en el mundo”, muchos grupos se ‘especializan’ en diferentes esferas de actividad. Por ejemplo, los “Amigos de la Fuerza de Defensa de Israel” [ejército israelí, N. del T.] se preocupan primordialmente, según sus propias palabras, “de velar por las FDI”, en otras palabras proveer recursos financieros y promover voluntarios estadounidenses para un ejército extranjero (una actividad ilegal, excepto cuando se trata de Israel). Hillel es el brazo estudiantil de la configuración del poder sionista que afirma que está presente en 500 colegios y universidades, con afiliados que defienden todos y cada uno de los abusos contra los derechos humanos del Estado israelí y organizan giras con todos los gastos pagados para estudiantes reclutas judíos para que viajen a Israel, donde se les somete a una fuerte propaganda y se les alienta a ‘migrar’ o a convertirse en ‘ciudadanos de doble nacionalidad’.

Método: estudiando el poder sionista

Hay diversos métodos para medir el poder del conjunto de organizaciones sionistas e influyentes que ocupan posiciones estratégicas en el gobierno y la economía. Incluyen 

(a) el método basado en la reputación 
(b) sus propias afirmaciones 
(c) el análisis de la toma de decisiones 
(d) inferencias estructurales. 

La mayoría de estos métodos suministran algunas pistas sobre el potencial poder sionista. Por ejemplo, expertos en la prensa y periodistas se basan frecuentemente en personas informadas de Washington, personal del Congreso y notables para concluir que AIPAC tiene la reputación de ser uno de los grupos de presión más poderosos en Washington. Este método apunta a la necesidad de examinar empíricamente las operaciones de AIPAC en la influencia de votos en el Congreso, la presentación de candidaturas, la derrota de los que ocupan cargos y no apoyan incondicionalmente la línea israelí. En otras palabras, el análisis del proceso de toma de decisiones del Congreso y del ejecutivo es una clave para medir el poder sionista. Pero no es la única. El poder sionista es el producto de un contexto histórico, en el cual la propiedad de los medios y la concentración de la riqueza y otras palancas institucionales del poder tienen un papel y conforman el actual marco de la toma de decisiones. El poder acumulativo con el transcurso del tiempo y a través de las instituciones crea un fuerte prejuicio en los resultados políticos favorables a los agentes organizados de Israel en EE.UU. Una vez más, la mera presencia de judíos o sionistas en posiciones de poder económico, cultural y político no nos dice cómo utilizarán sus recursos y si tendrán el efecto deseado. El análisis estructural, la ubicación de sionistas en la estructura de clase, es necesario pero insuficiente para comprender el poder sionista. Hay que proceder y analizar el contenido de decisiones hechas y no hechas respecto al orden del día de los patrocinadores de Israel que operan en EE.UU. Las 52 principales organizaciones sionistas son muy francas respecto a sus reivindicaciones de poder, su lucha por la agenda de Israel y su servilismo respecto a todos los regímenes israelíes sin excepción.

Noam Chomsky
Los que niegan el poder sionista sobre la política exterior en Oriente Próximo de EE.UU. son sionistas de izquierda, como Noam Chomsky y sus acólitos. Nunca analizan el proceso legislativo, la toma de decisiones del poder ejecutivo, las estructuras y actividad de la base sionista de un millón de miembros, y los nombramientos y antecedentes de responsables políticos clave que deciden políticas estratégicas en Oriente Próximo. En su lugar recurren a generalizaciones superficiales y a demagogia política, imputando la política al “Gran Petróleo” y al “complejo militar-industrial” o al “imperialismo de EE.UU.”. Categorías carentes de contexto empírico y de contexto histórico sobre la política realmente existente respecto a Oriente Próximo.

La construcción del poder sionista en el gobierno de EE.UU.

Para comprender la sumisión estadounidense a las políticas belicistas israelíes en Oriente Próximo hay que mirar más allá del papel de lobbies que presionan al Congreso y del papel de comités de acción política y de donantes sionistas acaudalados en las campañas electorales. Un fundamento muy descuidado pero absolutamente esencial del poder sionista sobre la política exterior, económica, diplomática y militar de EE.UU. es la presencia sionista en posiciones políticas cruciales, incluyendo los Departamentos del Tesoro y de Estado, el Pentágono, el Consejo Nacional de Seguridad y la Casa Blanca.

Operando desde las máximas posiciones de decisión política, los funcionarios sionistas han mantenido consistentemente políticas alineadas con las políticas militaristas de Israel, orientadas a debilitar y eliminar a cualquier país que cuestione la ocupación colonial de Palestina por el Estado Judío, su monopolio nuclear regional, su expansión de asentamientos sólo para judíos y sobre todo sus estridentes esfuerzos por seguir siendo la potencia dominante en el Oriente árabe. Los responsables políticos sionistas en el gobierno están en constantes consultas con el Estado israelí, asegurando la coordinación con el comando militar israelí (FDI), ministerio de exteriores y su policía secreta (MOSSAD) y el cumplimiento de la línea política del Estado Judío. Durante los últimos 24 meses ni un solo responsable político sionista ha expresado alguna crítica de los más horrendos crímenes de Israel, que van desde el feroz ataque contra Gaza a la masacre de la flotilla humanitaria y la expansión de nuevos asentamientos en Jerusalén y en Cisjordania. Un récord de lealtad a una potencia extranjera que sobrepasa incluso el servilismo de los compañeros de ruta estalinistas y nazis en Washington durante los años treinta y cuarenta.

Hillary Clinton con AIPAC

Los responsables políticos sionistas en posiciones estratégicas dependen del respaldo político y del trabajo en estrecha colaboración con sus contrapartes en los “lobbies” (AIPAC) en el Congreso y en las organizaciones judías sionistas nacionales y locales. Muchos de los principales responsables políticos sionistas llegaron al poder mediante una estrategia deliberada de infiltración en el gobierno para conformar una política que promueve el interés de Israel más allá de los intereses de la población de EE.UU. Aunque un grado de cohesión resultante de una lealtad común hacia Tel Aviv puede explicar un presunto nepotismo y selección, también resulta que los poderosos lobbies judíos pueden jugar un papel en la creación de posiciones claves en el gobierno y asegurar que uno de los suyos ocupe esas posiciones e impulse la agenda israelí.

Stuart Levey: el principal operador de Israel en el gobierno de EE.UU.

En 2004, AIPAC presionó exitosamente al gobierno de Bush para que creara la oficina del Subsecretario para Terrorismo e inteligencia financiera (UTFI) y que nombrara a su protegido, el graduado de Princeton Stuart Levey para ese puesto. Antes, pero especialmente después de su nombramiento, Levey colaboró estrechamente con el Estado israelí y fue conocido como un insuperable fanático sionista con ilimitada energía y una adoración ciega por el Estado israelí.

Dentro de los confines de sus anteojeras ideológicas sionistas, Levey aplicó su inteligencia a la singular tarea de convertir su oficina en un importante emplazamiento para el establecimiento de la política estadounidense hacia Irán. Levey, más que cualquier otro funcionario nombrado en el gobierno o legislador elegido, formula e implementa políticas que influencian profundamente las relaciones económicas de EE.UU., de la UE y de la ONU con Irán. Levey elaboró las políticas de sanciones que Washington impuso a la UE y al Consejo de Seguridad. Levey organiza a todo el personal bajo su control en el Tesoro para investigar políticas comerciales y de inversión de todas las principales corporaciones manufactureras, bancarias, navieras, petroleras y comerciales del mundo. Luego viaja por todo EE.UU. y presiona exitosamente a fondos de pensión, firmas de inversión, compañías petroleras e instituciones económicas para que desinviertan de cualquier compañía que tenga que ver con la economía civil de Irán. Ha globalizado sus actividades, amenazando con sanciones y exclusiones a compañías disidentes en Europa, Asia, Oriente Próximo y Norteamérica que se niegan a renunciar a oportunidades económicas. Todas han comprendido que Levey opera por cuenta de Israel, servicios que Levey ha rendido con orgullo.

Levey coordina su campaña con los dirigentes sionistas en el Congreso. Obtiene legislación de sanciones en línea con sus campañas. Sus políticas violan evidentemente el derecho internacional y la soberanía nacional, presionando los límites de la imposición extraterritorial de sus órdenes administrativas contra una economía civil. Su violación de la soberanía económica está en un plano paralelo con el anuncio de Obama de que las Fuerzas Especiales de EE.UU. operarán en violación de la soberanía política en cuatro continentes. Desde todo punto de vista, Levey formula la política de EE.UU. hacia Irán. En cada caso establece la escalada de sanciones y luego la pasa a la Casa Blanca, que la impone al Consejo de Seguridad. Una vez que se fijan nuevas sanciones aprobadas por Levey su personal está ubicado para imponerlas: identificando a los quebrantadores e implementando penalidades. El Tesoro se ha convertido en un puesto avanzado de Tel Aviv. Ni una sola publicación izquierdista, liberal o socialdemócrata destaca el papel de Levey o incluso el terrible dolor económico que este fanático del Antiguo Testamento inflige a 75 millones de trabajadores civiles y consumidores iraníes. Por cierto, como los rabinos judeofascistas de Israel que predican una “solución final” para los enemigos de Israel, Levey anuncia nuevos y más duros “castigos” contra el pueblo iraní (Stuart Levey, “Iran’s New Deceptions at Sea Must be Punished” [Los nuevos engaños de Irán en el mar deben ser castigados] FT 16/08/2010, p. 9). Puede que el Estado Judío bautice en el momento apropiado una importante avenida en Cisjordania con su nombre por sus extraordinarios servicios para ese Estado racista extremadamente perverso.

El papel estratégico del poder local

El Archivo del Lobby de Israel publicó recientemente documentos desclasificados del Consejo Sionista Estadounidense (AZC) obtenidos por emplazamiento legal durante una investigación del Senado de EE.UU. entre 1962 y 1963. Los documentos revelan cómo el Estado israelí a través de sus conductos judíos estadounidenses –las organizaciones sionistas dominantes– penetró los medios de masas de EE.UU. y propagó su línea política, sin conocimiento del público estadounidense. Historias escritas por un sinnúmero de periodistas y académicos judíos sionistas fueron solicitadas y colocadas en medios nacionales como The Readers Digest, The Atlantic Monthly, Washington Post, entre otros, incluyendo periódicos y estaciones de radio regionales y locales (Israel Lobby Archive, 18 de agosto de 2010). Mientras las organizaciones sionistas nacionales procuraban los periodistas y los escritores y editores académicos, los afiliados locales transmitían el mensaje e implementaban la línea. El nivel de infiltración revelado por los documentos sionistas obtenidos por el Senado en los años sesenta se ha multiplicado por cien durante los últimos 50 años en términos de financiamiento, funcionarios pagados y militantes comprometidos y sobre todo en poder estructural y capacidad coercitiva.

Mientras los dirigentes nacionales, en estrecha consulta con funcionarios israelíes, reciben instrucciones sobre cuáles temas son de alta prioridad, la implementación sigue una ruta vertical hacia dirigentes regionales y locales, políticos, y notables que por su parte se dirigen a los medios locales y religiosos, académicos y a otros dirigentes de la opinión. Cuando dirigentes nacionales aseguran la publicación de propaganda pro israelí, los locales la reproducen y circulan a los medios locales y a personas influyentes no sionistas en su “periferia”. Campañas de cartas, orquestadas desde arriba, son implementadas por miles de doctores, abogados y empresarios sionistas militantes. Elogian a escribidores pro israelíes y atacan a los críticos; presionan a periódicos, editoriales y revistas para que no publiquen a los disidentes. Los dirigentes nacionales y locales promueven reseñas hostiles de libros que no van en la línea israelí, influencian decisiones de las bibliotecas para que llenen sus estanterías con libros pro israelíes y censuren y excluyan historias más equilibradas o críticas. Militantes locales en coordinación con cónsules israelíes saturan al público con miles de reuniones públicas y oradores apuntando a iglesias cristianas, audiencias académicas y grupos cívicos; al mismo tiempo militantes sionistas locales y especialmente millonarios influyentes, presionan a sitios locales (administradores de universidades, autoridades eclesiásticas y asociaciones cívicas) para que no inviten a ningún crítico de Israel y sus partidarios para que hable. En última instancia, sionistas locales exigen que se otorgue el mismo tiempo a un propagandista pro israelí, algo inaudito cuando se programa que hable un apologista de Israel.

Organizaciones sionistas locales hacen valiosos esfuerzos para reclutar a alcaldes, gobernadores, celebridades locales, editores, eclesiásticos y promisorios jóvenes dirigentes étnicos y de minorías ofreciéndoles giras de propaganda a Israel con todos los gastos pagados para que luego escriban o den entrevistas repitiendo lo que aprendieron de los funcionarios israelíes. Dirigente locales movilizan a miles de activistas sionistas militantes para que ataquen a judíos antisionistas en público y en privado. Exigen que se les excluya de cualquier mesa redonda mediática sobre Oriente Próximo.

Funcionarios sionistas locales forman comités de reacción rápida para visitar y amenazar a cualquier editor local y personal editorial que publique editoriales o artículos que cuestionen la línea oficial israelí. Dirigentes locales controlan (“monitorean”) todas las reuniones locales, invitaciones a oradores, así como los discursos de comentaristas públicos, dirigentes religiosos y académicos para detectar cualquier “alusión antisionista” (que etiquetan de “antisemitismo encubierto”). La mayoría de las principales órdenes religiosas judías están alineadas como la espina dorsal de la recolección de fondos israelí local, incluyendo el financiamiento de nuevos asentamientos “sólo para judíos” en la Cisjordania palestina.

Funcionarios locales están en la vanguardia de campañas para negar a académicos independientes especializados en Oriente Próximo y en política pública, titularidad o promoción, independientemente de su erudición. Por otra parte, escritorzuelos académicos que acatan la línea pro israelí y publican libros con ataques generalizados contra críticos de Israel entre cristianos y musulmanes y países como Turquía, Irán o quienquiera sea un objetivo de la política israelí, son promocionados, elogiados y colocados en la lista de éxitos editoriales. Cualquier libro o escritor crítico del poder sionista o de Israel es colocado en un “índice” local y nacional y sometido a una inquisición mediante calumnias por una manada de Torquemadas judíos.

Conclusión

El poder de Israel en EE.UU. no reside sólo en la influencia y liderazgo de poderosos “lobbies pro israelíes” basados en Washington, como AIPAC. Sin los cientos de miles de dentistas, podólogos, corredores de bolsa, agentes inmobiliarios, profesores y otros, el “lobby” sería incapaz de sostener e implementar su política entre cientos de millones de estadounidenses fuera de las principales metrópolis. Como hemos visto en los documentos desclasificados del Senado, las organizaciones sionistas locales comenzaron hace medio siglo una campaña sistemática de penetración, control e intimidación que llegó a su apogeo en la primera década del Siglo XXI. No es por accidente o mera coincidencia que funcionarios universitarios en el norte de Minnesota o en el norte del Estado de Nueva York sean objeto de campañas para excluir a oradores o despedir a miembros de la facultad críticos de Israel. Los sionistas locales tienen bases de datos informatizadas que operan con un índice de oradores prohibidos, como admiten y alardean los propios sionistas en contraste con sionistas “liberales” que tienden a etiquetar como “antisemitas” o “teóricos de la conspiración” a escritores que citan documentos oficiales sionistas que demuestran su sistemática perversión de nuestras libertades democráticas.

Durante decenios, ha desaparecido virtualmente la distinción entre el poder sionista ejercido por un “lobby” fuera del gobierno y operadores “dentro” del gobierno. Como hemos visto en nuestro análisis, AIPAC obtuvo el puesto del subsecretario en el Tesoro, dictó el nombramiento de un operador sionista clave (Stuart Levey) y acompaña su cruzada global para sancionar a Irán hasta la hambruna y la pobreza. La colocación de operadores dentro de posiciones claves para Oriente Próximo en el gobierno no es el simple resultado de decisiones de carrera individuales. El ascenso de tantos sionistas pro Israel a puestos en el gobierno forma parte de su misión de servir el interés de Israel durante por lo menos unos pocos años de sus carreras. Su presencia en el gobierno obvia toda investigación por el Senado o el Congreso de organizaciones sionistas que actúan como agentes de una potencia extranjera como las que tuvieron lugar en los años sesenta.

La oposición pública aumenta ante la acumulación de poder y el abuso del ejercicio del poder por las principales organizaciones y personajes influyentes sionistas, por cuenta de un Estado racista cada vez más ensangrentado que alardea de su dominación sobre las instituciones públicas de EE.UU. La campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones gana en fuerza incluso en EE.UU. (vea desinversión de Harvard en compañías israelíes). El apoyo público a Israel en EE.UU., desde todo punto de vista, ha disminuido a menos de un 50%, mientras los sondeos en Europa Occidental muestran un pronunciado aumento de la hostilidad hacia el régimen ultra derechista de Israel. Los judíos antisionistas aumentan su influencia especialmente entre jóvenes judíos que están horrorizados ante la matanza israelí en Gaza y el ataque contra la flotilla humanitaria. De igual importancia es la presencia de judíos antisionistas en paneles y foros que ha dado aliento a numerosos no judíos otrora intimidados quienes hasta ahora temían que los calificaran de “antisemitas”.

La configuración del poder sionista se fundamenta en una base cada vez más débil en la población: la mayoría de los jóvenes judíos se casan fuera de los confines del nexo etno-religioso judío-israelí y es muy probable que muchos de ellos no formen la base para campañas fanáticas por cuenta de un Estado racista. La alta intensidad y el esfuerzo fuertemente dotado de la dirigencia sionista por cercar a jóvenes de ascendencia judía a través de escuelas privadas, “programas de verano” subvencionados en Israel, etc., tienen tanto que ver con miedo y reconocimiento del alejamiento del chovinismo clerical como con un intento de reclutar una nueva generación militantes de “Israel Primero”.

El peligro es que el apoyo sionista en EE.UU. para el régimen ultra derechista y racista en Israel los lleve a unir sus fuerzas con la extrema derecha en EE.UU. Actualmente los patanes judíos y cristianos de Manhattan hacen fermentar el odio masivo contra los musulmanes (la llamada “controversia por la mezquita”) como distracción de las crisis económicas y del aumento del desempleo. La promoción sionista de la islamofobia masiva tan cerca de Wall Street, donde muchos de sus ricachones se benefician con el saqueo de los activos de EE.UU., es un juego peligroso. Si las mismas masas enfurecidas alzan la vista hacia los ricos y poderosos en lugar de mirar hacia abajo a los negros y musulmanes, podrían tener lugar algunas sorpresas desagradables e imprevistas, no sólo contra los operadores de Israel, sino contra todos a quienes se identifique erróneamente como relacionados con una patria judía malinterpretada.

Apéndice

Conferencia de presidentes de las principales organizaciones judías de EE.UU.

Organizaciones miembro

1. Ameinu
2. American Friends of Likud
3. American Gathering/Federation of Jewish Holocaust Survivors
4. America-Israel Friendship League
5. American Israel Public Affairs Committee
6. American Jewish Committee
7. American Jewish Congress
8. American Jewish Joint Distribution Committee
9. American Sephardi Federation
10. American Zionist Movement
11. Americans for Peace Now
12. AMIT
13. Anti-Defamation League
14. Association of Reform Zionists of America
15. B’nai B’rith International
16. Bnai Zion
17. Central Conference of American Rabbis
18. Committee for Accuracy in Middle East Reporting in America
19. Development Corporation for Israel/State of Israel Bonds
20. Emunah of America
21. Friends of Israel Defense Forces
22. Hadassah, Women’s Zionist Organization of America
23. Hebrew Immigrant Aid Society
24. Hillel: The Foundation for Jewish Campus Life
25. Jewish Community Centers Association
26. Jewish Council for Public Affairs
27. The Jewish Federations of North America
28. Jewish Institute for National Security Affairs
29. Jewish Labor Committee
30. Jewish National Fund
31. Jewish Reconstructionist Federation
32. Jewish War Veterans of the USA
33. Jewish Women International
34. MERCAZ USA, Zionist Organization of the Conservative Movement
35. NA’AMAT USA
36. MCSK” Advocates on behalf of Jews in Russia, Ukraine, the Baltic States & Eurasia
37. National Council of Jewish Women
38. National Council of Young Israel
39. ORT America
40. Rabbinical Assembly
41. Rabbinical Council of America
42. Religious Zionists of America
43. Union for Reform Judaism
44. Union of Orthodox Jewish Congregations of America
45. United Synagogue of Conservative Judaism
46. WIZO
47. Women’s League for Conservative Judaism
48. Women of Reform Judaism
49. Workmen’s Circle
50. World ORT
51. World Zionist Executive, US
52. Zionist Organization of America

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens. Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes. 

Fuente: INTRA

29 de junio de 2016

España-El yugo de acero de Soros



"Así que hoy Podemos es el segundo partido más grande y el tercero más influyente en el Parlamento. Por desgracia, fue creado bajo el control directo de George Soros y su teórico francés titular, Stéphane Hessel, autor de un libro pomposo, "¡Indignaos!", que llama a todos aquellos que no están satisfechos con el status quo a empezar "revoluciones de color". Pablo Iglesias es una de esos "rebeldes" de Soros. Inicialmente, el grupo de "rebeldes" fue llamado 15M, de acuerdo con las ideas del hiperrealista Soros, a continuación, los "indignados", al igual que en el libro de Hessel (Indignaos), y finalmente se convirtió en Podemos."



EL YUGO DE ACERO DE SOROS: LAS ELECCIONES EN ESPAÑA COMO MODELO DE LA POLÍTICA EUROPEA
29.06.2016

Este domingo, España celebró elecciones parlamentarias y, de acuerdo con fuentes oficiales, ganaron los liberales del Partido Popular.

No se esperaba nada sensacional en las elecciones españolas, excepto que todo el mundo se preguntaba cuánto crecería la posición de Podemos, el partido de izquierda informal. Es bastante interesante el hecho de que podamos ver un patrón en la política europea. El euroescepticismo se está fortalecimiento en todas partes, así como los partidos que se oponen a la UE. Sin embargo, en el norte de Europa suelen ser partidos de derecha conservadora: el Frente Nacional en Francia, Alternativa para Alemania, el Partido Liberal en Austria; mientras que en el sur de Europa son los euroescépticos de izquierda los que destacan. En Grecia es la Syriza de Tsipras. En España, se trata de Podemos. En Italia, la situación es bastante diferente, ya que el país está dividido: en el norte los principales euroescépticos son los de la Liga Norte, muy populares, y en el Sur el izquierdista Movimiento Cinco Estrellas. Pero la situación en general es muy simétrica.

Así que hoy Podemos es el segundo partido más grande y el tercero más influyente en el Parlamento. Por desgracia, fue creado bajo el control directo de George Soros y su teórico francés titualar, Stéphane Hessel, autor de un libro pomposo, "¡Indignaos!", que llama a todos aquellos que no están satisfechos con el status quo a empezar "revoluciones de color". Pablo Iglesias es una de esos "rebeldes" de Soros. Inicialmente, el grupo de "rebeldes" fue llamado 15M, de acuerdo con las ideas del hiperrealista Soros, a continuación, los "indignados", al igual que en el libro de Hessel (Indignaos), y finalmente se convirtió en Podemos.



La ideología de Podemos se puede definir como capitalismo cultural. En su programa, los miembros del partido abogan por la apertura de las fronteras a los refugiados que necesitan asilo y apoyo, por los derechos de los sodomitas, etc. El líder de Podemos visitó Wall Street hace unos años, donde dijo que no hay alternativa al capitalismo. Así que toda la indignación ha terminado.

Es interesante que estas elecciones en España tuvieran otro proyecto más que pertenecía puramente a Soros: Ciudadanos. Una vez más, el tema de la sociedad civil y de la sociedad abierta son marcas típicas del famoso especulador Soros. Si Podemos es una pseudo-izquierda, es decir, liberales de izquierda, en Ciudadanos son claramente liberales. Ellos están indignados también, pero esta vez por los altos impuestos en España.

Ciudadanos defiende abiertamente el libre mercado capitalista, pero considera que no hay suficiente capitalismo en España y en Europa... El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, sirve directamente a los intereses de los EE.UU.. Recientemente, visitó Venezuela, donde apoyó a la oposición y criticó al gobierno de Maduro.

Rajoy-Sánchez-Rivera-Iglesias
Veamos qué es lo que tenemos. Tal y como Soros lo ve, España es un trampolín para las políticas futuras. En el centro tenemos a los liberales de derecha de mente débil del Partido Popular, y a la totalmente desacreditada izquierda liberal del Partido Socialista. Son viejos burócratas corruptos, completamente integrados en Bruselas. Por lo que la población insatisfecha obtiene una alternativa, los "indignados". Sin embargo, la elección es sorprendente: por un lado están el ultra liberal Podemos de Soros, y por otro lado los ultra liberales del mercado de Ciudadanos, también creado por Soros. Y no hay nadie más: ni conservadores, ni cristianos, ni socialistas, ni incluso los nacionalistas que existen en el resto de Europa. Nadie. Tal y como los globalistas lo ven, esta es la Europa ideal.

Esto es lo que está ocurriendo en la conservadora y católica España, con un monarca a la cabeza y una heroica historia de resistencia al espíritu de la modernidad y a los planes masónicos para la destrucción de la Europa tradicional.

En otras palabras, los resultados de las elecciones en España no tienen absolutamente ningún valor y no afectan nada. Sin embargo, los partidos participantes llaman la atención. ¿Qué es esto si no el fin de España y la decadencia europea?
 - - -
Fuente: Katehon

27 de junio de 2016

La OTAN y la "crisis" de refugiados




Cómo los think tanks ligados a la OTAN controlan la crisis de refugiados en la UE
F. William Engdahl 
03.05.2016

"...algo muy siniestro está en marcha, algo que
amenaza con destruir el tejido social de la 
esencia misma de la civilización europea..."

Una avalancha de refugiados a causa de una guerra sin control de Siria, Libia, Túnez y otros países islámicos desestabilizados por las ‘primaveras árabes’, Revoluciones de Color de Washington, ha creado el mayor dislocación social en toda la UE desde Alemania a Suecia y Croacia desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Por ahora se ha vuelto claro para la mayoría de que algo muy siniestro está en marcha, algo que amenaza con destruir el tejido social de la esencia misma de la civilización europea. Lo que pocos saben es que todo el drama está siendo orquestado, no por la canciller alemana, Angela Merkel, o por burócratas sin rostro de la  Comisión de la UE. Está siendo orquestada por una conspiración de los “grupos de expertos” vinculados a la OTAN.

El pasado 8 de octubre de 2015, en medio de la gran avalancha de cientos de miles de refugiados que inundaron Alemania procedentes de Siria, Túnez, Libia y otras tierras, una confiada canciller alemana, Angela Merkel, proclamó en un popular programa de televisión alemán, “Tengo un plan”.

Merkel - Erdogan
Desde ese punto, con decisión dura como el hierro, la canciller alemana ha defendido el régimen penal de Erdogan en Turquía, un socio esencial en “su plan”.

La mayor parte del mundo observó con asombro como ella ignoró los principios de libertad de expresión y decidió procesar públicamente un conocido comediante de la televisión alemana, Jan Böhmermann, por sus observaciones satíricas sobre el presidente turco. Se quedaron asombrados cómo el símbolo de la democracia europea, la canciller alemana, optó por ignorar el encarcelamiento de periodistas críticos de Erdogan y el cierre de medios. Desconcertados por cómo el gobierno de Berlín decidió ignorar las abrumadoras pruebas de que Erdogan y su familia estaba materialmente en complicidad con ISIS dentro de Siria, la principal causa de la creación de la crisis de refugiados de guerra. Sorprendidos al ver el apoyo a un compromiso de la UE para dar miles de millones de euros al régimen de Erdogan para, supuestamente hacer frente al flujo de refugiados de los campamentos de refugiados en Turquía que se dirigían a las fronteras de la vecina UE, Grecia y más allá.

El Plan de Merkel

Todas esas acciones aparentemente inexplicables de la líder alemana parecen coincidir con un documento de 14 páginas realizado por una red de grupos de reflexión pro-OTAN, descaradamente titulado “El Plan de Merkel”.

Lo que la canciller alemana, no le dijo a su anfitriona, Anne Will, o sus espectadores fue que ese “plan” ya estaba publicado, sólo cuatro días antes, el 4 de octubre, en un documento ya titulado El Plan de Merkel, por un grupo de expertos internacionales de nueva creación y, obviamente, bien financiado, llamado Iniciativa por la Estabilidad Europea o ESI. 

Sospechosamente, los autores del plan ESI lo titulan como si hubiera salido de la oficina de la canciller alemana, y no de ellos. Más sospechoso es el contenido del plan de Merkel que publica el ESI. Además de admitir más de un millón de refugiados en 2015, Alemania debería “estar de acuerdo en conceder asilo a 500.000 refugiados sirios registrados en Turquía durante los próximos 12 meses”. Además, “Alemania debe aceptar las reclamaciones de Turquía … y proporcionar un transporte seguro a los candidatos seleccionados … ya registrados por las autoridades turcas … “Y, por último,” Alemania debería ponerse de acuerdo para ayudar a Turquía a obtener la exención de visado de viaje en 2016”.

Ese llamado Plan Merkel era un producto de centros de investigación vinculados a la OTAN y a los gobiernos de los países miembros de la OTAN o de miembros potenciales. La máxima de “seguir el rastro del dinero” es instructiva en este caso para ver cómo funciona realmente la UE en la actualidad.

El ESI

El ESI salió de los esfuerzos de la OTAN para transformar el sudeste de Europa después de la guerra instigada por Estados Unidos en Yugoslavia durante la década de 1990 que dió lugar a la balcanización del país y del establecimiento de una importante base aérea de EE.UU. y la OTAN, Camp Bond Steel en Kosovo.

El actual presidente del ESI, responsable directo del documento final del Plan de Merkel, es un sociólogo austriaco que vive en Estambul, Gerald Knaus. Knaus también es miembro del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR), y un miembro de Open Society (léase Soros).

Fundada en Londres en 2007, el ECFR es una imitación del influyente Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York, el grupo de expertos creado por los banqueros Rockefeller y JP Morgan durante las conversaciones de paz de Versalles en 1919 para
Soros - Open Society
coordinar una política exterior mundial angloamericana. De manera significativa, el creador y benefactor para el ECFR es el multimillonario estadounidense, George Soros. Prácticamente todas las revoluciones de color han sido apoyadas por el Departamento de Estado de Estados Unidos desde el colapso de la Unión Soviética, incluyendo Serbia en 2000, Ucrania, Georgia, China, Brasil y en Rusia. George Soros y los vástagos de su Open Society Foundations han estado en la sombra financiando ONGs “defensoras de la democracia” y a activistas para instalar regímenes pro-Washington y pro-OTAN.

Los miembros selectos, llamados los miembros del Consejo o de sus asociados, de la ECFR con sede en Londres incluyen al copresidente del ECFR, Joschka Fischer, ex ministro de Asuntos Exteriores del Partido Verde alemán que apoyó el bombardeo de Bill Clinton de Serbia, el cual no tenía el respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU .

Otros miembros del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores de Soros incluyen al ex secretario general de la OTAN, Javier Solana; al ex ministro de Defensa alemán, Karl-Theodor zu Guttenberg; Annette Heuser, Director Ejecutivo de la Fundación Bertelsmann en Washington DC; Wolfgang Ischinger, Presidente de la Conferencia de Seguridad de Munich; Michael Stürmer, Corresponsal Jefe, Die Welt; Andre Wilkens, Director de la Fundación Mercator; el defensor de la pederastia, Daniel Cohn-Bendit del Parlamento Europeo. Cohn-Bendit, conocido como “Danny el Rojo” durante los disturbios estudiantiles franceses de mayo del 1968, era un miembro del grupo autonomista Revolutionärer Kampf (Lucha Revolucionaria) en Rüsselsheim, Alemania, junto con su aliado cercano, ahora presidente del ECFR, Joschka Fischer. 

Open Society Foundations es la red de fundaciones exentas de impuestos “que promueve la democracia” creadas por George Soros en el colapso de la Unión Soviética para promover el “libre mercado” pro-FMI de las antiguas economías comunistas que abrieron al saqueo sistemático de los activos mineros y energéticos invaluables de esos países. Soros fue un financiero importante del equipo económico liberal de Boris Yeltsin incluyendo el economista de Harvard responsable de la “terapia de choque”, Jeffrey Sachs, asesor de Yeltsin y liberal, Yegor Gaidar.

Ya se hace evidente que el “Plan de Merkel” es el Plan de Soros, de hecho. Pero hay más, si se quiere comprender el orden del día, más oscuro detrás del plan.

Los que financian al ESI

La Iniciativa Europea para la Estabilidad es financiada por una impresionante lista de donantes. Su sitio web los enumera.

La lista incluye, además de la Fundación Open Society de Soros, la alemana Stiftung Mercator, ligada a Soros y la Fundación Robert Bosch. También incluyen a la Comisión Europea. Curiosamente, la lista de proveedores de fondos para el plan de Merkel incluye a una organización con nombre orwelliano, el Instituto de la Paz de Estados Unidos.

El Instituto Estadounidense de la Paz está presidido por Stephen Hadley, ex asesor del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos durante la administración Bush-Cheney. Su Consejo de Administración incluye al neocon Ashton B. Carter, Secretario de defensa de la actual administración de Obama; Secretario de Estado John Kerry;  General Frederick M. Padilla, presidente de la Universidad Nacional de Defensa de Estados Unidos. Estos son algunos arquitectos muy experimentados de la estrategia de dominación del Pentágono en la dominación militar .

Los autores del “Plan Merkel” del ESI, además de la generosidad de las fundaciones de George Soros, también tienen otro importante benefactor, el Fondo Alemán Marshall de Estados Unidos. El Fondo Alemán Marshall es cualquier cosa menos alemán. Es un grupo de expertos estadounidenses con sede en Washington, DC. En realidad, su agenda fue la reconstrucción de la Alemania de posguerra posteriormente de que los Estados soberanos de la UE encajen mejor en la agenda de la globalización de Wall Street”.

El German Marshall Fund de Washington ha estado involucrado en el post-1990 EE.UU. programa de cambio de régimen en todo el mundo post 1990 de EE.UU. junto con la financiada por Estados Unidos, Fundación Nacional para la Democracia, Fundación Soros, y el frente de la CIA llamado USAID. El enfoque principal de la German Marshall Fund según su informe anual de 2013 fue apoyar la agenda del Departamento de Estado para las denominadas operaciones de consolidación de la democracia en los antiguos países comunistas en el este y el sureste de Europa, desde los Balcanes hasta el Mar Negro. Es significativo que su trabajo incluía a Ucrania. En la mayoría de los casos, trabajaron junto con la USAID, ampliamente identificado como una fachada de la CIA con vínculos con el Departamento de Estado, y la Fundación Stewart Mott, que da fondos a la financiada por el Gobierno de los EE.UU. Fundación Nacional para la Democracia”.

Cabe destacar que la misma Fundación Stewart Mott ha financiado a los autores del Plan de Merkel del ESI, así como Rockefeller Brothers Fund. 

Todo esto debería causar una reflexión en cuanto a quién y para qué objetivos va orientado el acuerdo Merkel-Erdogan, para hacer frente a la crisis de refugiados de la UE. ¿Tiene la facción Rockefeller-Bush-Clinton en los Estados Unidos la intención de usarlo como un importante experimento de ingeniería social para crear el caos y el conflicto social en toda la UE, al mismo tiempo que sus organizaciones no gubernamentales como la NED, Freedom House y la Fundación Soros están agitando las cosas en Siria y Libia y en todo el mundo islámico? ¿Es Alemania -como el ex asesor presidencial de Estados Unidos y camarada Rockefeller, Zbigniew Brzezinski, la llamaba -, un “vasallo” del poder de Estados Unidos en el mundo posterior a 1990? Hasta la fecha la evidencia es bastante fuerte, que ese es el caso. El papel de los Estados Unidos y de la OTAN ligado a grupos de reflexión es fundamental para conseguir una comprensión de cómo la República Federal de Alemania y la Unión Europea en realidad están controlados por el telón Atlántico.

Fuente: beforeitsnews